Terapia de análisis transaccional
Dentro de las diferentes terapias que nos van a ayudar a solucionar tanto los problemas de relación con nosotros mismos como aquellos derivados de las relaciones con los demás, tenemos el análisis transaccional (AT), cuyo objetivo es lograr un equilibrio entre nosotros mismos y el entorno que nos rodea. Esta terapia fue creada por el psiquiatra americano Eric Berne, en los años 1950.

Cuando somos niños desarrollamos una serie de estrategias para adaptarnos a nuestros padres, nuestra familia y nuestro entorno.

Si nuestra familia está equilibrada, estas estrategias serán positivas y válidas para cuando alcancemos la madurez, pero si hemos nacido en una familia con un alto grado de disfuncionalidad estas estrategias que utilizamos para vivir en ese entorno no nos van a servir cuando seamos adultos, y puede que incluso nos perjudiquen para el desarrollo de nuestras expectativas personales y profesionales.

El análisis transaccional saca a la luz esos comportamientos infantiles que utilizamos en la vida adulta (mentir, no enfrentarnos a los hechos, aislarnos cuando creemos que nos pueden hacer daño, etc.), nos permite entender por qué nos comportamos como lo hacemos y también modificar esos comportamientos para transformarlos en otros más positivos para nosotros.

Para esto, el AT utiliza un modelo del Yo en tres partes: los estados del Yo (Padre, Adulto, Niño) analiza, entre otras cosas, los problems en la comunicación co los demás.

Según este modelo, el estado Niño se activa cuando la persona piensa y actúa como cuando era niño. El estado Padre se activa cuando la persona piensa como lo harían los padres. El estado Adulto aparece cuando la persona piensa, siente y actúa de forma coherente respecto a la situación del momento. Lo que se intenta es que siempre se active este último.