Terapia de grupo para adelgazar
Las personas que quieren adelgazar normalmente tienen a su alcance toda la información necesaria para hacerlo. Conocen millones de dietas, un sinfín de formas de hacer ejercicio para perder grasa y seguramente se saben al dedillo el contenido calórico de cada alimento. Por ello, en principio, perder peso debería ser muy sencillo, ya que sólo deberían seguir lo que ya saben y conseguirían adelgazar.

Pero la ecuación no es tan sencilla porque a la hora de perder peso se interponen en nuestro camino otros obstáculos de los que unas veces somos conscientes y otras no. Debido a esto y a tenor de los resultados, es más sencillo adelgazar en grupo que solo, y mejor si es en terapia de grupo.

En una terapia de grupo las personas que quieren adelgazar se ofrecen unas a otras el apoyo necesario para hacerlo. Comparten sus experiencias, sus miedos, sus limitaciones y sus esfuerzos y, al hacerlo, se dan cuenta de que no son los únicos que tienen esos sentimientos ni tampoco los únicos que están inmersos en esa lucha. Además, el sentirse comprendidos también les ayuda a poder superar los obstáculos emocionales que les impiden adelgazar.

En estos grupos se tratan los tres pilares fundamentales del adelgazamiento: nutrición, ejercicio y psicología y, si es necesario, también se puede utilizar medicación.

Para que la terapia de grupo tenga éxito es necesario saber organizarla y, sobre todo, seleccionar muy bien a los pacientes para que el grupo funcione de forma adecuada. Si se hace así y se logra un grupo homogéneo, los pacientes se reforzarán unos a otros, con lo que será más sencillo realizar la pérdida de peso. Si no se establece una selección previa, pueden no lograrse estos resultados.