Terapia Mindfulness para aliviar el estrés
Si nos paramos a pensarlo, somos pocos quienes vivimos el momento presente. Normalmente estamos siempre pensando en lo que haremos mañana, el próximo fin de semana, las próximas vacaciones, cuando los niños terminen el colegio, cuando aprobemos las oposiciones, cuando encontremos pareja, cuando cambiemos de trabajo, cuando nos compremos la casa de nuestros sueños, cuando… y así podríamos seguir hasta el infinito.

Es cierto que el ser humano vive hacia el futuro, y gracias a esa capacidad de realizar proyectos puede orientar su vida y tomar decisiones. Pero es cierto también que tener la mirada siempre puesta en un acontecimiento futuro nos genera una gran carga de estrés y ansiedad, que puede terminar en fatiga, irritabilidad, insomnio, síntomas que se irán acrecentando hasta que llegue un momento que nos sintamos totalmente superados.

Para combatir todo esto ha nacido la terapia mindfulness. No es un término que tenga una traducción exacta al castellano, pero podríamos definirlo como una técnica de meditación que nos permite vivir con plena atención y conciencia el momento presente, centrándonos en lo que estamos haciendo aquí y ahora, y olvidándonos de todo lo demás.

Se trata de una filosofía procedente del budismo Zen y que ha sido aceptada por las psicoterapia moderna. A diferencia de otras terapias, no se centra en un pensamiento negativo o que provoca sufrimiento en el sujeto para modificarlo, sino que le ayuda a aceptar las experiencias tal y como son, sintiendo lo que siente, incluso aunque la emoción sea desagradable.

Los beneficios de la terapia son múltiples, aunque se pueden destacar, aunque entre ellos podemos destacar la reducción de la ansiedad, reducción del sufrimiento, potenciación de la autoconciencia, reducir la impulsividad. Por ello, esta terapia se aplica a dolencias como el estrés, el dolor crónico, especialmente el asociado a la fibromialgia y el cáncer, fatiga crónica o los trastornos alimentarios.