Terapias alternativas: Mindfulness y Reiki
Hoy día, existe una gran conciencia social sobre la importancia de encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente. Gracias a esta toma de conciencia también surgen disciplinas que permiten a las personas aprender técnicas para alcanzar el bienestar integral. El reiki es una práctica que está considerada como medicina complementaria. El reiki es una disciplina que trabaja la energía vital universal a través de las manos, y quienes lo practican, hablan de los fantásticos resultados que produce. Pero por supuesto, este tipo de técnicas también están marcadas por la subjetividad porque si una persona es escéptica, no cuenta con una buena predisposición a la hora de practicar el reiki.

Otra terapia alternativa que también goza de adeptos en la actualidad es el Mindfulness que produce efectos en el cerebro, por tanto, ayuda a la persona a ser más feliz. Se trata de una disciplina con muchos años de historia puesto que tiene 2500 años de antigüedad. Esta técnica es especialmente valiosa para trabajar la conciencia, es decir, para poner atención en el presente, en cualquier ámbito de la vida, incluso, en los detalles más indispensables de la rutina, a las relaciones sociales, la relación con uno mismo, el plano laboral… Cualquier persona mejora en calidad de vida cuando aprende a centrar su atención en el ahora ya que así se libera de preocupaciones de futuro y de angustias de pasado.

El mindfulness es fantástico para reducir el estrés y la ansiedad, además, también fortalece el cuerpo frente a las enfermedades, es una fuente liberadora de tensiones, aporta equilibrio emocional y armonía interna… Existen expertos que trabajan en esta temática y además, se ofrecen cursos sobre esta cuestión en diferentes ciudades. Otra terapia alternativa con peso en nuestros días es el psicodrama que basa su elaboración en técnicas dramáticas para orientar al paciente.