Test de personalidad: Dibuja una casa
A la hora de analizar nuestra personalidad, los test proyectivos son una valiosa herramienta porque en ellos se refleja nuestro inconsciente. Dentro de ellos se encuadran aquellos en los que podemos analizar nuestra personalidad a través de un dibujo, como el test de la persona, el test del árbol o éste que os mostramos ahora, el test de la casa.

Realizarlo es muy sencillo, ya que sólo es necesario una hoja, un lápiz y una goma, y ya sólo nos queda dibujar la casa tal y como nosotros queramos.

Si la casa que dibujamos es grande, somos personas extrovertidas y nos encontramos a gusto en nuestro entorno habitual.

Si la casa es pequeña, somos personas introvertidas, que nos gusta estar tranquilas y puede que sintamos la necesidad de protegernos del entorno, principalmente debido a la timidez.

Dibujar una valla alrededor indica introversión y necesidad de aislamiento, y puede indicar desconfianza hacia los demás. Si dibujamos un jardín ocurre lo contrario, estamos abriendo nuestro espacio a los demás, permitiéndoles la entrada en nuestro mundo.

Si no dibujamos puerta o es muy pequeña, puede indicar que queremos romper las relaciones con el mundo externo, porque lo percibimos como agresivo o que nos gusta disponer de nuestro espacio sin que los demás interfieran en él. Una puerta grande puede indicar dependencia de los demás para seguir adelante.

No dibujar ventanas suele indicar que sufrimos o hemos sufrido carencias afectivas y que nuestra educación ha sido extremadamente rígida. Las ventanas grandes nos revelan como personas curiosas a las que les gusta aprender y no temen el juicio de los demás.

Un techo con dos vertientes indica que somos personas en contacto con la realidad a las que también nos gusta el mundo de las ideas. Un techo demasiado grande puede indicar un gran idealismo alejado del mundo de la realidad.