Test proyectivos de personalidad: Test de Apercepción Temática
Entre los test proyectivos, seguramente el más conocido es el de Roschard, especialmente gracias al cine y la televisión. Sin embargo, existen otros muchos test proyectivos que utilizan los especialistas a la hora de examinar la personalidad y motivación de los pacientes.

Uno de los más utilizados después del de Roschard es el denominado Test de Apercepción Temática, más conocido como TAT por sus siglas en inglés (Thematic Apperception Test (TAT). Este test fue desarrollado por Henry Murray y, según explicó, al ser sometidos al él, los pacientes revelan aspectos de su personalidad, necesidades de poder e intimidad y capacidad para resolución de problemas.

El test se compone de láminas que contienen figuras en blanco, negro y gris, Estas figuras son en cierto modo ambiguas y contiene figuras masculinas y femeninas, adultos, niños, etc. Las láminas muestran a estas personas en determinadas actitudes como, por ejemplo, la silueta de un hombre mirando hacia el horizonte.

Cuando se le presenta la carta al paciente, se le pide que cuente las historias que le sugiere cada lámina, respondiendo a preguntas como qué pasó para que surgiera dicha situación, que está ocurriendo en este momento, qué sienten y piensan el o los protagonistas y cuál es el resultado de la historia. De este modo, el sujeto hace una proyección de su inconsciente que se refleja en la interpretación que hace de la tarjeta y la historia que narra.

Para poder analizar dicha interpretación, el terapeuta graba la narración llevada a cabo por el paciente, para analizarla después y descubrir sus patrones de reacción y sus actitudes. Para analizar esto, se utilizan sistemas de puntuación que valoran la utilización de los mecanismos de defensa, las relaciones del sujeto con los demás, su capacidad de involucrarse emocionalmente, etc.