Test psicométricos laborales y técnicas proyectivas
Cada vez son más las herramientas utilizadas por el departamento de recursos humanos en los procesos de selección de personal para elegir el candidato perfecto para un puesto de trabajo. Existen profesionales para los que los test sirven para conocer de una forma más profunda a un candidato y comprobar o refutar algunas de las hipótesis de las entrevistas. La aplicación del test varía dependiendo del tipo de puesto al que se opta.

Test psicométricos

Existen distintos test psicométricos que tienen aplicación en los procesos de selección de personal. Este tipo de pruebas refleja unos resultados que están clasificados en unos baremos concretos. En general, las respuestas de estos test muestran la dicotomía de sí o no.

Las pruebas de inteligencia suelen ser utilizadas con el objetivo de conocer el razonamiento numérico de un candidato que opta a un puesto concreto. Un test de este tipo contiene datos de información general, comprensión verbal, test de memoria, razonamiento verbal y no verbal, etc. La inteligencia en su sentido más amplio muestra que cada ser humano tiene un talento concreto.

Las pruebas de aptitud son aquellas que están orientadas a valorar la competencia práctica de un trabajador ante determinado puesto de empleo. Los test de personalidad también ayudan a conocer mejor al candidato y están muy bien elaborados por lo que un candidato no puede manipular las respuestas de una forma consciente para dar una imagen concreta de sí mismo.

Test psicométricos laborales y técnicas proyectivas

Las técnicas proyectivas

Las técnicas proyectivas se realizan a nivel individual y deben de ser analizadas por un psicólogo que puede interpretar los datos. El Test de Rorscharch también conocido como el test de las manchas es sencillo en su aplicación pero muy complejo en su interpretación. Otro test proyectivo habitual es el Test del Árbol de Koch donde se analiza en qué forma dibuja el candidato y por dónde empieza a definir el trazo.