¿Tienes complejo de superioridad?
¿Conoces a alguien que tenga o que pueda tener complejo de superioridad? Quizá te venga alguien a la cabeza, porque este complejo es fácil de ver en los demás pero difícil de admitir en uno mismo. ¿Tienes complejo de superioridad? Hay quien aparenta que se puede comer el mundo aunque la verdad es que tiene un gran sentimiento de inseguridad e intenta ocultar a toda costa lo que no le gusta de sí mismo. El lema de una persona con complejo de superioridad es: “Si me muestro cómo me quieren ver no verán mis defectos”.

Yo y yo

Una persona que padece el complejo de superioridad parece que se preocupa más por ella misma que por los demás. No acepta opiniones ni críticas de ningún tipo e impone sus ideas a toda costa. Lo único que le preocupa es demostrar que tiene razón que sus éxitos se deben gracias a sus cualidades y sus fracasos siempre serán a causa de errores ajenos.

Crítico

Una persona con complejo de superioridad se muestra muy crítico y desacredita a cualquiera que no tenga unas ideas y opiniones como las suyas. Acostumbra a desviar las conversaciones hacia sí mismo para ser el protagonista e intenta relacionarse con personas que piensa que destacan por encima de las demás.

¿Tienes complejo de superioridad?

La realidad es…

Pero en realidad este tipo de personas no tiene una buena opinión de sí mismo y siente una gran inseguridad. Además la actitud de estas personas hace que se dificulte a sí mismo relacionarse con los demás por ser o mostrarse tan intolerante.

¿Se puede superar?

Si te sientes identificado con esta descripción y te gustaría mejorar, no te preocupes porque si quieres, podrás conseguirlo. Para ello:

– Empatiza y piensa cómo te sientes cuando los demás no valoran tus palabras. Intentar entender el punto de vista de las personas no es rebajarte, eso demuestra inteligencia.

– Permite equivocarte. Errar es de sabios y lo que importa es aprender de los errores, y no te preocupes que las equivocaciones no marcan cómo eres.

– Cambia tu pensamiento y no intentes gustar a todo el mundo, lo importante es que te guste, te quieras y te aceptes tú mismo.