Tipos de neurosis
Las neurosis se definen en psicología como aquellos trastornos mentales de los que los enfermos son conscientes, ya que interfieren tanto en su pensamiento como en el desarrollo habitual de su vida en los diferentes ámbitos: social, laboral, familiar, etc. Se caracterizan porque el enfermo sabe que sus comportamientos son irracionales y que no tienen una base lógica, pero no es capaz de eliminarlos o controlarlos si no es tras realizar una terapia con un profesional. Existen diferentes tipos de fobias, aunque las siguientes son las más habituales:

Neurosis fóbica (fobias): En ellas un objeto o situación lleva a las personas a un estado de angustia que puede convertirse en auténtico terror.

Neurosis obsesivo-compulsiva: En ellas, los pacientes tienen que luchar continuamente contra ideas o frases que les vienen una y otra vez a la mente. Para calmar la ansiedad, a veces tienen que realizar comportamientos repetitivos ( por ejemplo lavarse las manos repetidas veces hasta que se convencen de que están limpias o comprobar un número determinado de veces todas las cerraduras de la casa, abriéndolas y cerrándolas para asegurarse de que todo está bien cerrado).

Neurosis de angustia: la persona sufre una angustia permanente, conocida como angustia flotante, que suele ser tan alta que va acomunada de síntomas físicos como mareos, vómitos,
taquicardia, dificultades para respirar, etc. Se suele acompañar de sentimientos pesimistas o de un miedo constante a que ocurra alto terrible.

Neurosis depresiva: Se diferencia de la depresión en sí misma en que este tipo de neurosis se dan sólo como reacción a una situación, en la que la persona reacciona con un comportamiento que tiene toda la sintomatología de una depresión, muchas veces acompañado de un alto grado de agresividad.