Tips para conservar a los amigos
Cuando somos adultos, no siempre resulta fácil conservar las amistades que hemos tenido a lo largo de la niñez o la juventud. El trabajo, la familia, los hijos… todo ello hace que a veces sea complicado encontrar un hueco para aquellos que han llegado a ser nuestros amigos íntimos, sobre todo si lo son desde la niñez. Poco a poco, y sin darnos cuenta, la amistad va debilitándose, hasta que perdemos a personas que eran muy importantes para nosotros, especialmente si somos personas a quienes les cuesta abrirse a los demás o relacionarse con los otros.

Para no perder a nuestros amigos, lo primero que debemos hacer es decidirnos a no hacerlo, es decir, involucrarnos de forma activa en conservarlo. Como en cualquier relación, por muy profunda que haya sido nuestra amistad con esa persona, si no la cuidamos, la amistad desaparecerá.

Sin embargo, si nos decidimos a mantenerla, la conservaremos incluso cuando ya no residamos en el mismo lugar.

Para ello, lo mejor es buscar actividades que podamos realizar en común, como una cena o una comida una vez a la semana, jugar un partido de nuestro deporte favorito o una salida semanal a la montaña, etc., algo con lo que ya contemos al programar nuestra semana. De ese modo, el contacto habitual facilitará que conservemos esa amistad. Si debemos hacerlo de forma más espaciada, pero seguimos en contacto, también resultará positivo.

En ocasiones, nuestros amigos o nosotros mismos cambiamos de lugar de residencia, pero la distancia no tiene por qué ser un obstáculo para la amistad, especialmente ahora que Internet, las redes sociales y la tecnología nos permiten una comunicación casi inmediata.

Finalmente, no olvides fechas importantes como cumpleaños, navidades, acontecimientos importantes para tus amigos, etc. Demostrar interés por su vida es una de las mejores formas de conservar su amistad.