Tips para dominar el mal carácter
El carácter es una cualidad que nos define en positivo o en negativo. Por ejemplo, una persona de un carácter afable y agradable tiene muchas relaciones sociales en las que prima la cordialidad. Por el contrario, hay personas que tienen un mal carácter y terminan muy solas. Sencillamente, porque es muy difícil convivir con alguien que un día sonríe mientras que otro, sin saber por qué, ni siquiera te saluda.

A veces, las circunstancias te obligan a convivir con una persona que no tiene el mejor carácter del mundo. Así sucede en el caso de que tengas un jefe un poco cascarrabias. O también en caso de que alguien de tu familia, sea más difícil en el trato. ¿Cómo debes afrontar una situación de este tipo?

En primer lugar, con mucho sentido del humor. Y después, sabiendo que el comportamiento de la otra persona, no tiene nada que ver contigo. Es decir, se trata de algo ajeno que no debe robarte energía a ti. Al contrario, debes sentirte bien y fuerte para no dejar que la energía negativa del otro te lleve a su terreno.

Por otra parte, dependiendo del momento de la vida en que te encuentres, también puede que tengas mejor o peor carácter. El entorno nos afecta más de lo que parece a simple vista, aunque la realidad, es que por suerte, el ser humano puede sobreponerse a los hechos externos. El mejor modo de dominar el mal carácter es aprender a pensar antes de hablar. Pero también, analizar los efectos y las consecuencias que un comportamiento equivocado puede producir a largo plazo. Es decir, las relaciones de amistad se resienten y merece la pena evitar llegar hasta ese punto. El carácter también se entrena y se puede cambiar a través del pensamiento y de la voluntad. Eres quien tú quieres ser, por tanto, elige ser la mejor persona.