No todo depende de ti
No todo depende de ti pero lo que sí está en tu mano es levantarte después de un fracaso, volver a enamorarte después de haberte decepcionado y creer en las personas a pesar de las heridas. No todo depende de ti porque existe el factor suerte y el azar que también rige la ley del tiempo y de la vida. Conviene recordarlo para tener una visión más realista de la voluntad humana y de la propia vida. De lo contrario, surgen las frustraciones infinitas y las culpas que pesan demasiado sobre la espalda. Aprender a diferenciar entre aquello que depende de ti y aquello que no depende de ti es un acto de sabiduría y de fe que aporta inteligencia emocional a tu presente.

Lo que sí depende de ti

Lo que sí depende de ti es vivir con la prudencia de dar tiempo al tiempo en tus relaciones personales para conocer a las personas de verdad. Lo que sí depende de ti es ser una buena persona y realizar el bien en tu entorno cotidiano para crear un mundo mejor y para sentirte mejor contigo mismo. Depende de ti luchar por aquello que quieres, evolucionar en el trabajo, optar por la formación constante, sacrificarte en la consecución de un sueño con un plan de acción concreto.

Depende de ti ser generoso en el amor, darte a los demás y no pensar únicamente en el bien individual.

No todo depende de ti

Lo que no depende de ti

No depende de ti que ocurra algo inesperado con lo que no habías contado y que te saca de tu zona de confort. No depende de ti tener una mala racha sentimental porque la decisión del otro también importa. Las decisiones de las demás personas no dependen de ti porque tú solo eres dueño y responsable de tus actos. No depende de ti modificar el pasado ni predecir el futuro al cien por cien. En cambio, lo que sí puedes hacer es centrarte en el presente.