Toma la iniciativa para vivir como protagonista
Tomar la iniciativa en todos los ámbitos de la vida muestra que te sientes el protagonista único e irrepetible de tu propia historia. Es decir, quieres hacer un uso adecuado del tiempo para vivir tus sueños y convertirlos en realidad. Los cuentos tienen poco que ver con la realidad, es decir, nadie vendrá con una barita mágica a concederte tu mayor tesoro, sino que tienes que ser tú mismo, quien trabaje su suerte y apueste por nuevos retos.

Merece la pena tomar la iniciativa en el plano personal a la hora de conocer gente nueva. Pero también, tienes que proponer planes e ideas para compartir con tus amigos de siempre. Ten iniciativa incluso para disfrutar del ocio con autonomía, es decir, anímate a ir al cine a ver la película que te gusta, entra a una cafetería a merendar tu merienda favorita, visita un museo, haz una excursión… No vivas a merced de los demás, es decir, no vivas a la espera de ver si habrá alguien que podrá acompañarte o no.

Por otro lado, en un momento de crisis económica, nada mejor que tener iniciativa en el plano profesional. Es decir, implícate en una búsqueda activa de empleo, envía tu currículum a aquellas empresas en las que te gustaría trabajar, mejora tu carta de presentación y realiza cursos de formación. En la película de tu vida, no eres un actor secundario sino protagonista. Así que vive de verdad, aquí y ahora.

Con menos miedo y más libertad y creatividad. Con menos sensación de frustración y mayor esperanza en el futuro. Lo contrario de vivir como protagonista es pasar tus días en el más absoluto anonimato en medio de una profunda sensación de infelicidad. Ha llegado el momento de despertar al mundo en todos los sentidos y cambiar de actitud.