Tomar conciencia de ti mismo, un paso hacia la felicidad
Si queremos lograr una autoestima sana, aumentar nuestra confianza en nosotros mismos, conseguir aquellos objetivos que nos hemos marcado a lo largo de nuestra vida, un paso imprescindible para lograrlo es tomar conciencia de nosotros mismos.

Esta conciencia de nosotros mismos es así mismo la llave de la felicidad, ya que nos va a ayudar a conocernos a nosotros mismos, saber quiénes somos, cómo nos sentimos y cuáles son nuestros deseos, aspiraciones y objetivos en la vida, todo lo cual nos va a ayudar a sentirnos más plenos y felices. Este autoconocimiento no es una tarea sencilla ni algo que hagamos de un día para otro, sino que se trata de un proceso de introspección que nos va a ayudar a contemplarnos a nosotros mismos desde una perspectiva objetiva y sana.

Muchas personas, a lo largo de su vida, evitan esa introspección y ese autoconocimiento, porque no están seguras de sí mismas y tienen miedo de que no les guste lo que aprendan de sí mismos.

Pero aun así, intentarlo merecerá la pena, ya que el autoconocimiento nos va a permitir cambiar lo que no nos gusta de nosotros mismos. Siempre vamos a encontrar luces y sombras, pero es necesario conocerlas todas porque todas formar parte de lo que somos, y todas ellas van a influir en todos los aspectos de nuestra vida.

Tomar conciencia de nosotros mismos nos va a permitir también sacar a la superficie aquellos conflictos que nos están impidiendo crecer en determinadas áreas de nuestra vida, como puede ser la relación con los demás, las relaciones de pareja, nuestra vida profesional, etc. Muchas veces son miedos y vivencias ocultas las que, sin saberlo nosotros, nos empujan en una u otra dirección, y hacerlas aflorar, aunque pueda resultar doloroso, nos va a permitir liberarnos de ellas y vivir nuestra vida como siempre hemos deseado hacerlo.