Tomar el sol nos ayuda a combatir la depresión
Si nos encontramos deprimidos o decaídos, tenemos el ánimo bajo y no nos sentimos con fuerzas para enfrentarnos a nada, la llegada del buen tiempo se convierte en un aliado para ayudarnos a sentirnos mejor y a elevar nuestro ánimo haciendo algo tan sencillo como salir a la calle y tomar el sol durante al menos 30 minutos. Si tenemos oportunidad, lo mejor será hacerlo dando un pequeño paseo por alguna zona verde y soleada, pero si no, cualquier rincón soleado de la ciudad también nos ayudará a mejorar nuestro ánimo.

Esto se debe a que, media hora después de comenzar a tomar el sol, el humor mejora de un modo notable. Los rayos ultravioletas que absorbe nuestro cuerpo hacen que aumente la producción de serotonina, uno de los neurotransmisores de nuestro cerebro que mayor influencia tienen en nuestro estado de ánimo.

Este aumento nos va a proporcionar una mayor sensación de bienestar y un alivio de los síntomas depresivos y, si tenemos problemas de sueño, tomar el sol también contribuirá a que nos resulte más fácil conciliar el sueño una vez que nos acostemos.

Además de la serotonina, el sol estimula también la producción de B-endorfinas en nuestro organismo. Con ello, se produce en nosotros un sentimiento de euforia y alegría, como resultado del cual, nos sentimos más contentos y activos.

Al mismo tiempo, nos proporciona una sensación de relajación, por lo que también nos ayudará a combatir la ansiedad y la angustia que habitualmente acompañan a la depresión, relajando nuestra mente y nuestro cuerpo.

Es, es importante que la luz del sol, además de en el cuerpo, nos dé en la cara, especialmente, en los ojos. Por ello, debemos quitarnos las gafas de sol, gorras, o cualquier otra protección y, con los ojos cerrados dejemos que la luz del sol incida sobre ellos, eso sí, cuidando de no quemarnos.