Transforma el miedo a la muerte en ganas de vivir
La muerte es una realidad palpable en la vida. Una realidad que cobra protagonismo cuando por circunstancias, tienes que sobrevivir al dolor por la pérdida de un ser querido. El miedo a la muerte es humano pero puede transformarse en ganas de vivir.

Vivir de forma auténtica

La muerte de otra persona y su ejemplo personal debe de servirnos como estímulo para vivir una vida auténtica. Siempre estamos a tiempo de hacer cambios en nuestra existencia tomando como base de una vida feliz la sinceridad con uno mismo. No te engañes en relación con aquello que de verdad te hace ser feliz porque cada minuto que pasas lejos de tu verdadero camino, ya no vuelve.

Cumple tu misión

Cada persona tiene un proyecto distinto en esta vida, descubre aquello para lo que tú has sido llamado y cumple con esa misión vital que aporta sentido a tu existencia. La búsqueda de sentido es una aventura personal que descubres en relación con los demás.

La vida es corta

La vida es corta pero al mismo tiempo, es larga cuando gestionas bien el tiempo. El problema surge cuando desperdiciamos un tiempo valioso. En caso de que en algún momento tomes conciencia del tiempo que has perdido, no te culpes y piensa en la forma de recuperarlo. Vivir mirando hacia atrás es perjudicial para ti mismo porque en ese caso, das la espalda a aquello que está por venir.

Transforma el miedo a la muerte en ganas de vivir

Ganas de vivir

La muerte conecta el alma humana con el dolor más profundo de la pérdida. Ante la pérdida de un ser querido comienza un proceso de duelo que puede ser duro. Sin embargo, es importante cultivar la gratitud por el tiempo compartido a su lado. No dejes que la pérdida te robe aquello que es tuyo, los recuerdos bonitos y los instantes acumulados en tu corazón.