Trastorno Bipolar I y II
El trastorno bipolar se caracteriza porque quien lo sufre tiene grandes cambios en el estado de ánimo que pasan desde una gran euforia hasta una profunda depresión. Aunque la mayoría de nosotros hablamos sólo del trastorno bipolar, desde el punto de vista clínico se divide en dos grupos, dependiendo de la severidad de los cambios y los síntomas. Estos grupos se conocen como trastorno Bipolar I y II.

– Trastorno tipo I: Quienes pertenecen a este grupo son aquellos pacientes que han sufrido un episodio maníaco completo, sin que existan episodios depresivos anteriores. Es necesario descartar un diagnóstico de trastorno esquizoafectivo o esquizofrenia, así como un trastorno delirante o psicótico que puedan explicar el episodio de manía. En este caso estaríamos ante otro tipo de diagnóstico.

Para determinar que existe trastorno bipolar es necesario que los síntomas que sufre el enfermo le provoquen un gran malestar o un gran deterioro en sus relaciones sociales, laborales o en otras áreas importantes de la vida del paciente.

– Trastorno tipo II: En este grupo los trastornos maníacos son menos severos que en el anterior, y para que se dé este cuadro es necesario que en el historial del paciente hayan existido uno o más episodios de depresión mayor acompañados de al menos un episodio maniaco.

Al igual que en trastorno tipo I, es necesario que los síntomas no puedan explicarse por otros trastornos psiquiátricos y que perturben gravemente la vida del individuo.

Dentro de los trastornos bipolares también se incluye el trastorno Ciclotímico. Para diagnosticarlo es necesario que se den al menos 2 años de síntomas maníacos que no cumplen los criterios para ser considerados episodios maníacos y numerosos períodos de síntomas depresivos que no cumplen los criterios para un episodio depresivo mayor.