Trastorno de la personalidad paranoide
Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el origen de este trastorno. Sólo han podido constatar que es más habitual en familias en las que existe historial de trastornos psicóticos o delirantes. Como cualquier trastorno de la personalidad, la personalidad paranoica también causa a quien lo padece problemas y dificultades tantos en el ambiente laboral como en las relaciones personales.

Parece que este trastorno está también relacionado con el hecho de haber sufrido maltrato o abandono en la infancia, lo que genera una desconfianza en el individuo que termina por trasladar a todos los demás.

Las personas con un trastorno de personalidad paranoica son altamente recelosas de los demás y generalmente son incapaces de reconocer sus propios sentimientos negativos hacia las otras personas.

Otros signos que nos indican que alguien padece este trastorno son los siguientes:

– Sospechan, sin base, que los demás los están explotando, haciendo daño o engañando.

– Dudan sin justificación sobre la lealtad y la confianza de sus allegados.

– Les cuesta confiar en los demás porque tienen miedo de que utilicen sus confidencias en su contra.

– Ven significados ocultos y degradantes en comentarios sin intención.

– Dudan de la fidelidad de sus cónyuges o parejas.

Tras una evaluación detallada, el psiquiatra dictaminará si la persona realmente sufre este trastorno. Es necesaria una valoración muy precisa, ya que pueden darse casos en los que las sospechas de la persona sí estén fundamentadas debido al comportamiento de quienes le rodean. Una vez hecho esto, no siempre es fácil que el enfermo siga el tratamiento, ya que, debido a su enfermedad, los pacientes sienten gran desconfianza hacia los médicos.

Si encuentra un psiquiatra en el que confía, tanto la mediación como la psicoterapia pueden lograr buenos resultados.