Trastorno de oposición desafiante en niños
Es habitual que los niños desafíen la autoridad de los padres, ya que de ese modo están reafirmando su propia identidad frente a la de los adultos a cargo de los cuales está. Sin embargo, a veces este comportamiento se intensifica, traduciéndose en un comportamiento hostil y muy desafiante ante las figuras de autoridad. En estos casos el niño ha desarrollado un trastorno de oposición desafiante.

Este trastorno suele comenzar en torno a los ocho años de edad y es más habitual en niños que en niñas y afecta a las relaciones del niño tanto en la familia como en el colegio o en otras actividades. Según los expertos, el trastorno parece tener origen tanto en causas biológicas como ambientales (el ambiente en el que se ha desarrollado el niño).

Los síntomas que caracterizan a este trastorno deben darse durante más de seis meses y superar los comportamientos normales de la infancia. Los más habituales son:

– Desobedecen las peticiones de los adultos y discuten las órdenes que reciben.

– Enfados habituales acompañados de rabietas casi constantes.

– Desafían las reglas de los adultos de forma provocativa.

– Culpan a los demás de sus propios errores.

– Tienen pocos amigos o ninguno.

– Utilizan un lenguaje obsceno.

– Son vengativos y rencorosos. Cuando se enfadan, intentan hacer daño al otro.

– Tiene problemas constantes en el colegio.

Este trastorno suele estar asociado a la ansiedad, al Trastorno de hiperactividad con déficit de atención, trastorno bipolar y a la depresión.

El tratamiento se dirige a enseñar al niño otros modos de expresar y manejar la rabia, así como a poderse manejar en situaciones sociales, de forma que no se sienta frustrado en sus relaciones con los demás, para lo cual se suele utilizar la terapia conductual. El tratamiento suele incluir también a los padres, para que entre todos aprendan habilidades para resolver situaciones problemáticas