Trastorno narcisista de la personalidad
El trastorno narcisista de la personalidad se caracteriza porque la personas que lo padece presenta una gran necesidad de admiración, un patrón general de grandiosidad y una falta de empatía absoluta para con los demás, por lo que es incapaz de conectar emocionalmente con ellos. Realmente los demás les importan poco, y, para el narcisista, sólo sirven para alabarle y ratificar su grandiosidad.

Entre las manifestaciones más comunes de este trastorno podemos encontrar:

– Una exageración desmedida de sus logros y capacidades.

– Tener fantasías exorbitadas de éxito, poder, belleza o amor, que los lleven a compararse con la gente famosa o privilegiada.

– Exigir una admiración excesiva. Contra lo que pueda parecer, los narcisistas tienen una autoestima muy baja y una preocupación muy intensa por cómo son vistos por los demás, por lo que necesitan que la imagen que los demás le devuelven de sí mismo sea acorde con sus fantasías.

– Precisamente debido a esta vulnerabilidad, no toleran bien las críticas, por lo cual, si es criticado, reaccionará con gran violencia y agresividad, hasta lograr que la crítica sea retirada.

– Cree que merece un trato de favor, por lo que espera que se cumplan automáticamente sus expectativas, sin importarle les esfuerzos que los demás tengan que hacer para lograrlo.

La continua necesidad de admiración y su pretenciosidad suelen provocar un gran deterioro en sus relaciones sociales, por lo que a estas personas suelen tener muchas dificultades para mantener relaciones familiares, de pareja o laborales.

Este trastorno es difícil de tratar, sobre todo porque en la mayoría de los casos el paciente se niega a seguir las indicaciones del terapeuta. La psicoterapia se basa sobre todo en hacer que el paciente sea consciente de su propia realidad y desarrolle empatía hacia los demás.