Tratamiento de la agorafobia con PNL
Seguramente a muchas personas les resulta familiar esta situación: están paseando tranquilamente por un centro comercial o una tienda, cuando, de repente, sin saber por qué, comienzan a sentir una gran angustia, palpitaciones, sensación de ahogo, a sudar profusamente y a sentir un desasosiego casi insoportable que las invade por completo. Estos son los síntomas del ataque de pánico que suelen acompañar a la agorafobia.

A partir de este momento, estas personas, por miedo a volver a sufrir otro ataque de pánico, no vuelven a centros comerciales y cada vez irán reduciendo más los lugares públicos a los que acuden. Dejarán de ir a los supermercados, ferias, cines y, en general, cualquier lugar en el que puedan sufrir un ataque pánico y no puedan tener la ayuda de nadie.

Este miedo puede ir cercando a la persona hasta encerrarla en su domicilio, debido a la intensidad del pánico que le supone salir a la calle, lo que influye negativamente en su vida social, familiar y laboral, al tiempo que puede sufrir otros trastornos como la depresión. La persona siente que corre un gran peligro si sale a un espacio abierto, e incluso la simple idea de abandonar su domicilio puede ser insoportable para ella.

Este tipo de fobia, que hasta ahora se trataba con terapia cognitivo conductual, ha encontrado en la Programación Neurolingüística un remedio rápido y eficaz para solucionar este y otros tipos de fobias.

Con la PNL el paciente no tiene que revivir la escena de forma asociada, es decir, sintiendo y viendo lo que sintió y vio en el suceso original. Por el contario, la PNL le permite vivirlo desde fuera, como si estuviera viendo una película en la que él es el espectador, lo que hará que sus sensaciones y emociones sean diferentes a las originales porque puede analizarlo “desde fuera”. De este modo, se pueden cambiar las emociones que se sienten ante la misma situación a través de anclajes, y cambiando las emociones que se sienten, se puede cambiar la conducta respecto a la situación.