Tratamiento de la Anorexia Nerviosa
La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario que lleva a quien lo sufre a una gran pérdida de peso que pone en riesgo tanto su salud como su vida. Esta perdida de peso es debida a un temor irracional a aumentar de peso y a una percepción distorsionada del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea obeso aunque su peso se encuentre por debajo de lo recomendado como peso saludable. Intentando perder ese peso imaginario que le sobra, el o la paciente reduce exageradamente la ingesta de alimentos al tiempo que aumenta el gasto calórico diario.

Desde el punto de vista psicológico, el tratamiento está dirigido principalmente a tratar los problemas psíquicos del paciente y es una parte imprescindible para lograr que el enfermo supere su enfermedad. Para ello se usan diferentes vías:

– Tratamiento cognitivo-conductual: Ha demostrado ser muy efectivo para este tipo de trastornos. Con él se intenta tanto eliminar conductas asociadas a la anorexia, como el aislamiento social o los malos hábitos alimentarios y desde el punto de vista cognitivo se tratan las creencias irracionales del enfermo con respecto a la comida y a su peso corporal.

– Tratamiento de la imagen corporal: Es sin duda uno de los aspectos más complicados de tratar en este tipo de trastornos.

– Terapia familiar: En el tratamiento de esta enfermedad está implicada toda la familia, tanto para aceptar el problema como para ayudarles a superar las consecuencias que la anorexia nerviosa de un miembro de la familia tiene para toda la familia. Con ella se logra modificar la estructura disfuncional de la familia y evitar comportamientos que favorezcan la enfermedad del paciente.

– Terapia de grupo: Con ella el paciente comprueba que no es el único que sufre dicha dolencia y al mismo tiempo puede expresar y compartir vivencias que sabe que son comprendidas por los demás.