Tres causas del miedo a decir no
El miedo a decir no es muy humano pero también, uno de los primeros que tenemos que aprender a superar para estar bien con nosotros mismos y también con los demás. Cuando una persona dice que sí a algo que en realidad no quería hacer, se siente en conflicto interno. Y este conflicto también se nota en forma de tensión con la otra persona. Existen tres causas que refuerzan el miedo a decir no.

El miedo al conflicto

Es evidente que cuando en un diálogo, una de las partes hace una propuesta o una petición con deseo e ilusión y recibe un no por respuesta, se produce un choque de intereses que puede resultar un tanto incómodo en un primer momento. Sin embargo, este tipo de situaciones son una escuela de aprendizaje práctica a nivel comunicativo para entender que cada uno tiene sus razones.

Es posible superar estas diferencias de criterio buscando alternativas, puntos de encuentro y dando otras opciones. En algunos casos, en cambio, el no tiene que ser tajante. Así sucede, por ejemplo, cuando alguien te pide algo que tú no quieres hacer bajo ningún concepto o cuando una persona te planea una situación que va en contra de tus principios.

El miedo a perder una relación

Una persona también puede tener miedo de decir que no a otra pensando en que puede perder esa relación de amistad. Sin embargo, lejos de ser así, este tipo de situaciones fortalecen las relaciones porque es básico que cada uno pueda ser él mismo, pueda decir lo que piensa y lo que quiere.

Supera este miedo puntual teniendo un balance general de la situación, es decir, valora la relación en su perspectiva general.

Tres causas del miedo a decir no

El miedo a herir los sentimientos del otro

También existen personas que se dejan llevar por la pena o la lástima y dicen que sí a algo por miedo a herir los sentimientos del otro. Sin embargo, cualquier relación tiene que basarse en la sinceridad y en el respeto para ser de verdad.