3 claves para diferenciar la tristeza de la depresión
Con mucha frecuencia, se confunden los términos a nivel emocional y el concepto depresión se saca de contexto. Lo cierto es que una depresión solo puede ser diagnosticada por un médico. Por tanto, conviene no hacer generalizaciones para concluir que una persona pesimista es depresiva de un modo necesario.

Tampoco la tristeza en formas tan humanas como el duelo por la muerte de un ser querido es sinónimo de depresión. Existen tres indicios claros de qué es la tristeza y que pueden ayudar a reconocer este sentimiento natural como uno más de la vida. ¿Cuáles son los tres factores determinantes de la tristeza respecto de la depresión?

La tristeza está producida por una causa

La tristeza está producida por una causa concreta. Una pérdida personal que produce dolor. Es posible perder un empleo, un amor, un sueño importante… Desde este punto de vista, estar triste es una respuesta emocional totalmente adaptada a la causa que la provocó.

Existe relación entre causa y efecto

Por tanto, existe una relación de causa y efecto de tal modo que el grado de tristeza que siente la persona está determinado principalmente por la gravedad de la causa que ha provocado este malestar interno. Desde este punto de vista, es mayor la tristeza que se siente ante la muerte de un ser querido que ante una desilusión menos trascendente.

3 claves para diferenciar la tristeza de la depresión

La persona continúa con su vida

Mientras que la depresión puede llegar a paralizar la vida del enfermo, por el contrario, una persona continúa con su vida a pesar del estado de ánimo triste. Continúa con su rutina de trabajo y sus proyectos habituales. La tristeza se supera una vez que ya ha quedado atrás el episodio que produce ese dolor o también, una vez que el sujeto logra sobreponerse a la situación (esto ocurre en cualquier tipo de duelo).