3 cosas que no dicen los libros de autoayuda
Los libros de autoayuda son positivos en tanto que de por sí, siempre aportan un poco de energía positiva, te renuevan la mirada al poder ver las cosas desde otra perspectiva, te hacen ser consciente de cosas que ignorabas. Sin embargo, los libros de autoayuda no son la panacea, ni una receta para alcanzar la felicidad plena. De hecho, en ese mercado tan extenso de la autoayuda, existen libros buenísimos y otros que son totalmente prescindibles. Por tanto, conviene ser selectivo para invertir el tiempo en positivo.

La felicidad no es un manual de instrucciones

La felicidad no es un manual de instrucciones y no siempre es sencillo alcanzar ese ideal de plenitud dependiendo de las circunstancias externas. La realidad puede ser más compleja de lo que parece a simple vista en un libro de autoayuda.

De hecho, una de las quejas habituales de los lectores de este tipo de textos es que la teoría es muy sencilla pero llevar a la práctica esa teoría no lo es tanto.

Pueden ser repetitivos

Los libros de autoayuda verdaderamente buenos son aquellos que no resultan repetitivos, es decir, que tienen ideas originales y diferentes a las ya repetidas en este tipo de literatura. Para romper con esta sensación de repetición de ideas es importante consultar fuentes de distintos autores porque cada uno tiene su propio sello y su personalidad.

3 cosas que no dicen los libros de autoayuda

La autoayuda no siempre es suficiente

La autoayuda no siempre es suficiente. Por ejemplo, existen casos en los que la persona puede necesitar de la ayuda de un profesional y en ese caso, los libros de autoayuda pueden utilizarse como refuerzo pero nunca como un tratamiento sustitutivo.

Para leer un libro de autoayuda tienes que tener tu espíritu crítico y quedarte con aquello que te hace bien a ti.