3 gestos prácticos para el nuevo año
Ojalá que el nuevo año nos marcase tanto en positivo como a veces creemos. Pero pasar de página en el calendario no es sinónimo de renovación emocional. Todo depende de nosotros mismos, de cómo cambiamos nuestros hábitos. Hay tres gestos sencillos de renovación emocional que me gustaría proponerte en 2016.

Comparte tus preocupaciones

Muchas personas sufren porque cargan con sus preocupaciones al haber asumido el rol de la fortaleza en su familia. Sin embargo, todos necesitamos apoyos. Por tanto, hablar de aquello que te ocurre te ayudará a desahogarte. Evita cargar con muchos silencios porque las preocupaciones se minimizan a través de las palabras. Habla con tu mejor amigo.

Descansa durante el invierno

El ciclo de las estaciones también puede ayudarte a tomar conciencia de la sabiduría que tiene la propia naturaleza. La fuerza del renacer de la primavera contrasta con la serenidad de los días grises de invierno. Durante estos meses, puedes tomarte la vida con otro ritmo, pasar más tiempo en casa y descansar.

El descanso del invierno será muy importante para hacer frente a la intensidad de la primavera, los largos días de sol, los planes sociales y los momentos al aire libre. Aprende a dosificar tu ritmo de acuerdo a tus necesidades.

3 gestos prácticos para el nuevo año

Da las gracias una vez al día

Al menos una vez al día, da las gracias a una persona de tu entorno por su ayuda, por su presencia en tu vida o por cualquier detalle que te ha parecido bonito. La gratitud mejora los niveles de felicidad personal, por tanto, expresa esta palabra con más frecuencia.

Además, la gratitud también aumenta el pensamiento positivo, fortalece las relaciones personales, eleva la autoestima, reduce el estrés y la frustración, aumenta la conexión con el presente. La clave de la gratitud no solo reside en expresarla sino también, en demostrarla de corazón.