Tres indicios de una autoestima baja
Existen situaciones concretas que pueden producir una incomodidad notable en una persona con una baja autoestima. A continuación, enumero tres posibles situaciones que pueden causar malestar.

Ausencia de confianza en los elogios recibidos

Por muchos elogios externos que reciba una persona en el contexto profesional, si tiene una autoestima baja, no terminará de creer estos mensajes de refuerzo hasta que no recupere la confianza en sí misma y tome conciencia de su verdadero potencial. Las personas con una baja autoestima no reciben de forma asertiva los piropos y elogios agradables. De hecho, se sienten incómodas en este tipo de contexto cuando reciben un feedback que rompe con el estereotipo que tienen de sí mismas.

Un autoconcepto bajo

La persona que tiene una baja autoestima tienen un autoconcepto de sí misma que no se ajusta a la realidad. Sin embargo, la persona puede sufrir al mirarse en el espejo y sentir que el reflejo no le devuelve una imagen bonita.

Las personas del entorno, por el contrario, pueden apreciar su belleza, sin embargo, lo importante es que una persona se guste a sí misma para sentirse bien en su propia piel. Se trata de apreciar el sentido de belleza no como único y universal de acuerdo a unos cánones concretos sino de entender que existe belleza en todo ser humano.

Tres indicios de una autoestima baja

Indecisión en la toma de decisiones

Una persona con baja autoestima puede experimentar una gran indecisión en la toma de decisiones al resolver un asunto determinado. Para reforzar su seguridad, puede buscar el consejo de personas del entorno próximo. Sin embargo, este tipo de actitud conduce a la dependencia de actuar buscando la aprobación externa. Esta dependencia lejos de reforzar la confianza en uno mismo produce el efecto contrario: crece la sensación de inferioridad respecto a los demás.