Tres rasgos que dañan la autoestima
Conviene tener cuidado para no sacar de contexto ciertos mensajes emocionales que se repiten con frecuencia. Es verdad que el principio del bienestar está en ti, sin embargo, eso no significa que el entorno no juegue un papel determinante en el desarrollo de una persona. Existen situaciones que de una forma casi inevitable, restan energía a quien las vive.

Mal ambiente en el trabajo

Existen formas de motivación en el trabajo que son mucho más importantes que el dinero. Tener un buen ambiente laboral es de vital importante para que los trabajadores desarrollen todo su potencial en un ambiente saludable. Los gritos, la falta de comunicación o el estilo agresivo en la forma de decir las cosas van minimizando la autoestima de quien sobrevive en un entorno negativo.

Una relación de pareja negativa

Una relación de pareja positiva es aquella que te ayuda a crecer en tanto que la pareja es un equipo que fundamenta el desarrollo de dos personas. Sin embargo, cuando tu pareja se ha convertido para ti en un lastre, en un peso que no sabes cómo quitarte de encima porque te hace ser infeliz, entonces, la autoestima también es menor que en una fase de enamoramiento feliz.

Tres rasgos que dañan la autoestima

La soledad

En medio del aislamiento social y de la falta de entornos de interacción, la autoestima de una persona también baja porque el ser humano necesita de la amistad como el aire para respirar. Es decir, a través de la amistad, cualquier persona se siente más libre y mejor. La soledad puede llegar a vivirse como una especie de cárcel.

Estas tres situaciones que muestran cómo los factores externos influyen en el estado emocional interno, pueden ayudarte a visualizar que en la vida, es fundamental tomar decisiones.