Trucos para recuperar la energía mental
Son muchos los momentos en los que parece imposible cortar el torbellino de pensamientos que corren por nuestra mente, especialmente si tenemos algún problema que nos ronda y que no sabemos cómo solucionar, pero también los referidos a todo lo que tenemos o deberíamos hacer, a lo que no deberíamos haber hecho, al pasado, al futuro… todo ello en una sucesión incesante que hace no sólo que terminemos mentalmente agotados, sino que debamos invertir una gran cantidad de nuestra energía mental en luchar contra ellos, energía que podríamos invertir en el logro de nuestros objetivos.

Cuando esto sucede, existen una serie de trucos que nos permiten relajar la mente y focalizarla de nuevo en aquello a lo que queremos destinar realmente nuestra energía mental:

– Nos ponemos de pie delante de una mesa, apoyamos los codos sobre la mesa y los pies sobre el suelo. Nos frotamos las manos con suavidad, una contra otra y colocamos las palmas sobre los ojos, manteniéndolos abiertos en la oscuridad del hueco de las manos. Estos nos ayuda a relajarnos en cualquier momento y resulta especialmente efectivo cuando nos sentimos bloqueados ante una situación estresante, una decisión importante, etc.

– Escribe lo que te preocupa: Escribe en un papel aquello a lo que no dejas de darle vueltas y tanto te preocupa. Si puedes, escribe algunas soluciones a continuación. Si no, el mero hecho de plasmar tus problemas por escrito te ayudará a liberar la mente.

– Imagina que vas en bicicleta: Elige una ruta habitual, como la de casa al trabajo o a la casa de un amigo e imagina que la recorres en bicicleta, con todo lujo de detalles, como si realmente la estuvieras recorriendo en bici. Verás las calles, las tiendas, las casas, etc… todo ello obligará a tu mente a romper el círculo de pensamientos y relajar la mente.