Tu dirección de correo electrónico refleja tu personalidad
Nuestra personalidad se refleja en todo lo que hacemos, incluso en algo a lo que pocas veces prestamos atención como es en nuestra dirección de correo. Cuando la creamos, reflejamos inconscientemente cómo somos y la imagen que queremos dar a los demás, según se desprende de los estudios llevados a cabo por el psicólogo Graham Jones, especializado en casos del Internet. Este es un hecho que debemos tener en cuenta, sobre todo si estamos buscando trabajo, porque muchas empresas analizan la dirección de correo como parte de nuestra valoración como candidatos.

– Si en tu correo aparece tu nombre y apellido (marialopez@.com), esto significa que buscamos simplificar y tener un correo que sea de todo uso, sin importar los cambios en el tiempo o si es personal o profesional. Si aparece primero el apellido y después el nombre (lopezmaria@.com), somos personas extremadamente formales y a las que les resulta en ciertos ámbitos difícil relacionarnos con los demás.

– Si nuestro correo tiene un nombre gracioso (sonriaesgratis@.com), estamos bastante seguros de nosotros mismos, nos gusta divertirnos y nos sentimos relajados. A nivel profesional este tipo de correos no es aconsejable.

Menos aún si utilizamos un nombre cursi, (ositodepeluche@.com), indica que somos infantiles o inmaduros, y estamos denotando una gran falta de profesionalidad.

– Si por el contrario buscamos destacar algún aspecto de nosotros mismos (soyungenio@.com) demostramos inseguridad y necesidad de autoafirmación porque realmente no confiamos en nosotros mismos. Si utilizamos un apodo en la dirección de correo, demostramos estar más centrados en nosotros mismos que en los demás.

– Al cambiar con frecuencia de e-mail estamos dando a entender que tenemos poco autocontrol y que los cambios externos tienen gran impacto en nuestra vida. Si hemos mantenido el mismo mail durante mucho tiempo, esto significa que tenemos un gran control sobre nuestra vida.