Tu personalidad a través de la letra m
Escribir no es sólo un acto mecánico de recoger letras en un papel. Con cada trazo que realizamos, expresamos nuestra personalidad, sentimientos, emociones, etc. Existen letras, además que expresan áreas muy determinadas de nuestra personalidad, como ocurre con la que nos ocupa hoy, la letra m.
Esta letra refleja cómo nos relacionamos con nuestro entorno, más concretamente con nuestra familia y la sociedad. Para ello, analizamos los arcos que conforman esta letra, siempre tomando como modelo la m minúscula.

– Si el primer arco de la m es menor que los demás, sentimos que valemos menos que quienes nos rodean.

– Si el primer arco es mayor que el resto, el sentimiento es el contrario. Nos consideramos superiores a los demás y pensamos que lo que nos atañe es más importante que lo de los demás.

– Si trazamos la m con tres arcos y el central es el más destacado, indica que damos gran importancia a nuestro núcleo familiar o que estamos muy orgullosos de pertenecer a él.

– Si escribimos la m al revés, es decir, como una sucesión de “ues”, esto indica que estamos buscando un distanciamiento de nuestro entorno habitual para comenzar una nueva vida.

– Si trazamos la m con rasgos angulosos, tenemos una personalidad muy acentuada. En casos extremos, puede indicar que poseemos un carácter duro. Si por el contrario la dibujamos muy redondeada, mostramos tener un gran corazón y una gran generosidad.

– Si cada arco de la m posee una dirección distinta, esto indica que no estamos muy seguros de hacia dónde queremos orientar nuestra vida, hacia el presente, el pasado o el futuro.

– Si al inicio de la letra m dibujamos un gancho o un anzuelo, algún trazo redondeado sobre sí mismo, esto indica que somos personas con tendencia narcisista, que pensamos en nosotros mismos primero. También puede indicar testarudez.