Tu personalidad se refleja en la letra r
Analizar nuestra caligrafía nos proporciona pistas en cuanto a nuestra personalidad y forma de ser. Dentro de este análisis, podemos encontrar letras que nos den información más detallada relativa a temas más concretos, como ocurre con la letra g en el caso de la sensualidad o con la letra que nos ocupa, la r minúscula, que nos va a aportar información sobre cómo canalizamos la energía, es decir, si somos personas equilibradas.

Si escribimos la r con dos ángulos marcados, indica somos personas con iniciativa y al mismo tiempo tenemos constancia, por lo que solemos lograr los objetivos que nos proponemos. Si marcamos más el primero, somos personas persistentes en nuestros objetivos, aunque no siempre nos acompaña la iniciativa. Si por el contrario el ángulo más destacado es el izquierdo, somos personas decididas, que tendemos más a hacer que a planificar y preparar.

Si trazamos la r con dos ángulos agudos que terminan casi en pico, nuestra canalización de la energía no es buena, ya que solemos sufrir explosiones emocionales, tener mal genio e irritarnos con facilidad.

Si al escribir la letra r la agudizamos al máximo, convirtiéndola casi en la letra “i” sin punto, somos personas impacientes, poco constantes ya que cuando comenzamos un proyecto nos involucramos en él al máximo, pero a medida que pasa el tiempo lo vamos abandonando.

Si trazamos la letra con un bucle en uno de los lados, si está a la izquierda, somos personas constantes en nuestros proyectos, pero también con alto grado de fantasía y, a veces, un poco ingenuas. Si está a la derecha, no nos falta iniciativa.

Si la dibujamos con dos bucles, tenemos un gran nivel de fantasía, que hace que muchas veces nuestros proyectos no lleguen a hacerse reales.

Finalmente, si la dibujamos con un bucle inferior, revela que tenemos un carácter bondadoso.