Tus gestos dicen mucho de ti
A veces, nada más conocer a una persona, a los pocos minutos ya tenemos la sensación de que no nos cae bien y de que no nos podemos fiar de ella. O bien al contrario, tenemos la sensación de que la conocemos de toda la vida y de que es una persona honrada y leal. Muchos atribuyen este conocimiento a la intuición, a tener la capacidad de “conocer” a las personas, pero este hecho se debe, sin duda, al lenguaje no verbal.

Cuando hablamos con los demás, sólo expresamos con palabras el 30% de lo que queremos decir. El resto, querámoslo o no, lo trasmitimos con el lenguaje no verbal, es decir, nuestro lenguaje corporal, es decir, nuestros gestos, apariencia, postura, mirada y nuestra expresión.

Este lenguaje no verbal es inconsciente y pocas veces se puede controlar. Lo normal es que nuestro lenguaje verbal y no verbal vayan en la misma línea, aunque hay veces que son contradictorios, como cuando estamos hablando de una cosa y pensando en otra o estamos reteniendo una información que no queremos ofrecer.

A continuación, te presentamos algunos de los gestos y los significados que ellos tienen. De este modo podrás aprender sobre ti y sobre los demás:

– Cruzar los brazos: Actitud defensiva. Normalmente lo hacemos cuando nos sentimos inseguros o en situaciones en las que se invade nuestra privacidad.

– Acariciarse la barbilla: Denota evaluación y toma de decisiones.

– Ponerse los dedos en la boca: Expresa necesidad de seguridad, nerviosismo

– Las manos en los bolsillos con los pulgares asomando: Expresan dominio y seguridad.

– Entrelazar los dedos: denota autoridad

– Inclinar la cabeza denota Interés

– Pararse con las manos en las caderas significa que tenemos buena disposición para hacer algo.

– Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie denota Aburrimiento

– Manos en las mejillas denota evaluación

– Frotarse un ojo denota dudas