Visualización para reducir la ansiedad y el estrés
A lo largo de nuestra vida existen muchas situaciones que nos producen ansiedad o estrés, desde comenzar a ir al colegio cuando somos niños hasta enfrentarnos a nuestro primer día de trabajo cuando somos adultos. Sentir ansiedad es normal ante situaciones nuevas, ya que de ese modo nuestro cuerpo y nuestro cerebro están alerta sobre los posibles obstáculos y contratiempos que nos podamos encontrar y de ese modo enfrentarlos con más facilidad.

El problema surge cuando la ansiedad se va haciendo tan grande que comenzamos a evitar ciertos comportamientos: ir a lugares cerrados o con mucha gente, ir a fiestas, salir de casa, hacer entrevistas de trabajo. Cuanto más los evitemos, más alto será nuestro nivel de ansiedad y cada vez serán más y más las situaciones que nos produzcan ansiedad hasta limitar gravemente nuestra vida.

Para reducir la ansiedad podemos hacer un ejercicio de desensibilización a través de la visualización. Deberemos hacerlo en un lugar tranquilo, donde no vayamos a ser molestados.

Sentados en una silla o en un sillón nos relajaremos unos minutos y después trataremos de visualizar con todo detalle esa situación que tanta ansiedad nos provoca, imaginándonos las caras de la gente, si hay, el lugar, los sonidos, los olores…, hasta el punto de que nos sintamos inmersos en ella. Seguramente nuestra ansiedad se disparará, momento en que saldremos de la visualización. Después apuntaremos, en una escala del 1 al 10, el grado de ansiedad que hemos sentido.

Al día siguiente realizaremos la misma visualización y notaremos como nuestra ansiedad ha disminuido un poco, lo mismo ocurrirá al día siguiente y al siguiente, porque nuestro cerebro se está acostumbrando a la situación y cada vez se siente más cómodo en ella. Cuando notemos que podemos manejar la ansiedad, estaremos preparados para enfrentarnos a la situación real de una forma controlada.