Vive la rutina en positivo
El término rutina siempre se asocia con lo negativo y con lo aburrido. Lo cierto es que más allá de que la vida sea una rutina no es cierto que todos los días sean iguales incluso, cuando se hacen las mismas cosas. Y es que no tienes el mismo estado de ánimo en todo momento, tampoco el tiempo de la calle es el mismo (unos días hace sol y otros llueve), existen factores abiertos al azar… Por ello, vive la rutina en positivo porque la esperanza siempre está abierta como una puerta que puedes abrir siempre que te decides a hacer las cosas de una forma diferente.

Aprende a variar tus hábitos, realiza planes de ocio variados, vete a casa por diferente camino al habitual… Por otra parte, cuida los más mínimos detalles, no tiene que ser un sábado para que te animes a estrenar esa blusa que tanto te gusta. De hecho, nada como tener la ilusión de ir a la moda en el día a día y arreglarte para estar bien en la oficina. Aprende a disfrutar la apertura de los lunes y la despedida de un domingo, dando valor también a los espacios que encuentras en el medio. Algunas personas viven a la espera de que llegue el viernes, así, la vida se les pasa sin vivirla de verdad.

La rutina es buena y positiva, por eso mismo, porque la monotonía muestra que todo va bien, que las cosas son como deben ser. Y además, sería un caos a nivel emocional vivir continuamente al compás del cambio y de la sorpresa. Saber qué sucederá después nos da seguridad y confianza.

La rutina es la propia vida. Pero además, tú puedes imprimir con tu carácter la fuerza del cambio en medio de esa monotonía. Aprende a exteriorizar sentimientos, sorprende a aquellos que quieres, haz planes espectaculares…