¿Vives o existes?
¿Vives o existes? Vivir y existir parecen dos términos semejantes, sin embargo, tienen grandes diferencias. Todo aquel que vive, también existe. Sin embargo, no se puede decir que por el simple hecho de existir, se viva en letras mayúsculas el presente, se aproveche el tiempo y alguien, sea feliz. ¿Vives o existes?

La existencia afecta a todo ser vivo e incluso, también, al universo inerte que no tiene conciencia. Las cosas están ahí por algo, tienen una utilidad, sirven, tienen un uso. Sin embargo, la vida es mucho más que una existencia pasiva. Por ello, conviene dar el paso de valorar el momento, amar de verdad a las personas, tener ganas de compartir, cumplir los sueños y matar el miedo.

En la medida en que una persona alimenta sus propios miedos entonces, queda más estancada al plano de la muerte que al plano de la vida. La vida se alimenta a través de las siguientes emociones: entusiasmo, motivación, energía, creatividad, empatía, pasión… Por ello, aprende a dar la importancia necesaria a las cosas ya que aquellos que viven estancados en el plano de la mera supervivencia, han convertido el arte de ser infelices en todo un estado. Siempre encuentran excusas para estar insatisfechos con el mundo y esperan el milagro de que un día, las cosas cambien por pura casualidad. Lo cierto es que eso nunca pasará.

El único valiente que puede salvarte del nihilismo eres tú mismo para dar el paso del regalo de la vida. Una palabra breve pero que tiene mucha fuerza. Muchas personas no se dan cuenta de que son felices hasta que en realidad, tienen un problema realmente grave y se dan cuenta de que no supieron dar valor al momento adecuado. Por ello, a partir de ahora, intenta vivir además de existir. Tendrás más plenitud vital.