Vivir la vida de los demás
La mejor forma de vivir y de ser feliz es que te centres en tu camino y sigas avanzando en la dirección hacia tu felicidad. Sin embargo, el ser humano es tan complejo que también puede vivir a medias y desperdiciar parte de su tiempo, cuando vive su existencia a través de la vida de los otros.

Este conflicto puede ser posible en personas con baja autoestima, en aquellos que tienden a depender de alguien en su día a día, o en personas que se sienten muy solas. Las personas que viven la vida de los demás son aquellas que pasan más tiempo hablando de temas ajenos que propios en las conversaciones con conocidos.

La vida de los otros

Es como si sintieran que su propia vida no es lo suficientemente interesante como para ser compartida. Del mismo modo, viven la vida de los demás, aquellos que se convierten en la sombra de alguien bajo una amistad enmascarada que en realidad surge de un vínculo de desigualdad total.

La persona que vive la vida de los otros vive los acontecimientos ajenos como si le afectaran de alguna forma en su papel protagonista.

Vivir la vida de los demás

Vive tu vida

Las personas que viven su vida a través de los demás, se vuelcan en exceso en los otros, carecen de límites a la hora de darse a los demás porque tienen un problema de amor propio. Es decir, no se quieren lo suficientemente a sí mismas. Por esta razón, el primer paso para poder avanzar es tomar conciencia del problema emocional y trabajar la autoestima como un objetivo real a través de la realización de cursos emocionales, la lectura de libros de autoayuda, el pensamiento positivo y el deseo de cambio. No te conformes con ser un actor de reparto en la película de tu vida cuando puedes ser protagonista.