Vivir la vida en positivo
Vivir la vida en positivo es una buena filosofía para sacar el máximo partido a cada vivencia. El optimismo es posible si observas el ejemplo de aquellas personas que conoces que tienen una tendencia habitual a minimizar los conflictos y relativizar situaciones de dificultad. Ese tipo de actitudes externas, son un buen ejemplo de motivación para todo aquel que quiere llegar a ese punto vital.

Dibuja una gran sonrisa en tu interior

Cierra los ojos e imagina que dibujas una gran sonrisa en tu interior. Puedes convertir esa imagen en un anclaje de fuerza para ti. Es decir, puedes recordarla tantas veces como necesites a lo largo del día. Piensa que nadie puede robarte tu paz interior si tú no le dejas.

Es decir, marca una barrera frente a todo lo negativo del entorno y aprende a protegerte sabiendo qué te afecta de una forma especial. Si cada vez que vuelves a casa después de haber pasado la tarde con un amigo que siempre te transmite mala energía, te sientes mal contigo mismo, entonces, puedes tomar la decisión de quedar menos con él.

Empieza la conquista del optimismo por pequeños retos, es decir, por pequeñas dosis. Piensa en ser positivo solo hoy, así es como se hace el camino poco a poco. Mañana será otro día.

Vivir la vida en positivo

Quién es optimista

El optimista no es aquel que solo tiene pensamientos positivos sino aquella persona que tiene más ideas agradables que negativas. Del mismo modo, el optimismo también está en la actitud de aquel que quiere cambiar.

Es decir, que quiere dejar atrás su punto de partida para crecer y avanzar como persona.
Una persona que quiere vivir en positivo es aquella que se implica y que se arriesga de verdad en su propia vida. Si buscas motivos dentro de tu historia, siempre encontrarás alguna razón para ser optimista. La principal causa de optimismo es que estás vivo.