Volver a empezar con la ilusión de la primera vez
En la vida existen muchos comienzos, de hecho, cada nuevo día podría considerarse como una forma de empezar de nuevo. Si llevásemos a la práctica este lema entonces, seríamos más conscientes de que la rutina, en realidad, es relativa porque cada nuevo día, está lleno de matices diferentes que no tienen nada que ver con el anterior. Empezar de nuevo, es una necesidad vital en muchos momentos cuando la vida te pone a prueba y tienes que reorientar tu camino: así sucede, por ejemplo, ante la muerte de un ser querido que era un pilar fundamental en tu vida, al asumir una enfermedad dura y afrontar la lucha con optimismo, al ser despedido del trabajo y tener que buscar un nuevo sector profesional…

Volver a empezar

Volver a empezar, muchas veces, es un deseo que queda en la teoría y en la mente del sujeto pero que no se lleva a la práctica por miedo al fracaso, por inseguridad o incluso, por comodidad. Por mal que esté una persona en su presente, si se ha acomodado y se ha resignado a vivir así, entonces, le costará dar el paso de desandar lo andado para tomar un rumbo diferente. Aunque ese rumbo sea más positivo. Desde el sufrimiento, existen personas que han perdido la fe en volver a ser felices.

Volver a empezar con la ilusión de la primera vez

Cómo recuperar la ilusión

En primer lugar, conviene evitar prejuicios del tipo: “Si antes todo me ha salido mal, ahora no va a ser distinto”. Cuantas más veces lo intentes, más opciones tienes de triunfar en algún momento. Recuerda que no existe el fracaso sino los resultados no deseados.

Rodéate de buenas personas, de compañeros de viaje con los que puedas compartir tu ilusión de verdad. Evita contar cosas importantes para ti a gente que solo te desanima con ideas negativas. Que los demás se hayan acomodado en su rutina, no significa que tú tengas que dejarte llevar por la masa y ser uno más, cuando en realidad, eres único e irrepetible.