Abrazar un oso de peluche nos ayuda a sentirnos mejor cuando estamos tristes