El aburrimiento agota más que el trabajo duro