Aceptar la realidad no significa resignarse