Aceptar lo que no podemos cambiar