Aceptar los errores del pasado