Alimentar el corazón con momentos de soledad