Amor y trabajo, ¿se puede compatibilizar?