Anhedonia, cuando disfrutar es imposible