Bulimia, el círculo infernal