Compartir

Causas del miedo a la oscuridad en adultos

Causas del miedo a la oscuridad en adultos

El miedo a la oscuridad o escotofobia es habitual en los niños, que les lleva a solicitar la compañía de un adulto antes de entrar en una habitación o un pasillo oscuro o a dormir con la luz encendida. Habitualmente, este miedo desaparece con la edad, pero no siempre es así, y, aunque no reconocido, son muchos los adultos que también experimentan ese miedo, aunque no se trata tanto de temor ante entrar en espacios sin luz, sino del miedo de quedarse solo y a oscuras en una habitación.

También te puede interesar: Efectos físicos y psicológicos del miedo

Causas del miedo a la oscuridad en adultos

No son pocos los que sufren, ya que, según distintos estudios, un 10% de la población adulta tiene miedo a la oscuridad, un miedo que comenzó en la infancia y que no han superado.

También es habitual que aparezca después de una separación, un divorcio o después de haber enviudado. En estos casos, el miedo a la oscuridad en los adultos está ligado al miedo a la soledad derivado de esa situación. Cuando la persona vuelve a tener pareja o supera el duelo, el miedo suele desaparecer por sí mismo.

Otras veces este miedo puede aparecer como representación del miedo que siente la persona a perder el control o a no controlar todos los aspectos de su vida. Dado que en la oscuridad no vemos lo que hay y, por tanto, no podemos controlarlo, se convierte en una representación de este miedo a no tener el control.

En los ancianos, también puede surgir este miedo como una representación del miedo a la muerte, y suele ir asociado a la oscuridad porque es en el momento de irse a dormir, fuera de las ocupaciones cotidianas, cuando más se reflexiona sobre la proximidad de la muerte.

Tratamiento de la escotofobia

Para superarlo, además de investigar sobre la verdadera raíz del mismo, es aconsejable irse acostumbrando a la oscuridad de forma progresiva y controlada.

Este artículo es meramente informativo, en PsicoBlog no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Causas del miedo a la oscuridad en adultos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Comentarios (4)

Escribir comentario sobre Causas del miedo a la oscuridad en adultos

¿Qué te ha parecido el artículo?
4 comentarios
Yesenia
Hola tengo 31 años y desd pequeña por diversas razones dormí con mis hermanas luego mis padres se separaron y como era la menor me cambie al cuarto de mamás dormí con ella todo el tiempo hasta q me casé, jamás duermo sola y la vdd últimamente aunq estén personas en el cuarto me da Mucho miedo estar a oscuras siento que algo se va a mover o aparecer
Devanne Alcalde
Hola, buenas tardes, quería preguntarles, como me podrían ayudar a superar mi miedo a la oscuridad, tengo 19 años y jamas eh dormido sola, duermo con mi hermana en el mismo cuarto, y cuando siento que esta lejos de mi cama no puedo dormir y me acuesto a su lado, hasta hace poco no podía bañarme sola si no era en compañia de alguien en el cuarto, igualmente no puedo caminar por espacios oscuros sola, porque siento que alguien me observa, así como eso, hay otras cosas y quisiera que me ayudaran con algún consejo. Se los agradecería muchísimo.
martin
que tal tengo 18 años y todos le tienen miedo a la oscuridad pero todos de mi pueblo dicen que no le temen a la oscuridad hay beremos jajajaja
zamantha
que tal!, tengo 19 años y hasta hace poco pensé que tenia pánico a las imágenes del universo y esas cosas, sin embargo, me he dado cuenta que tambien me pasa con imagenescomorosas negras grandes, pinturas oscuras y todo lo que es oscuro y peor si es grande, mi temor es tanto que siempre que me asusto me viene un zumbido escalofriante a los oidos y convivo con eso desde pequeña,cree que se considere miedo a la oscuridad? que consejos puede darme para superarlo?.Gracias.

Causas del miedo a la oscuridad en adultos
Causas del miedo a la oscuridad en adultos