5 causas de estrés en Navidad
La Navidad es una de las épocas más estresantes del año para muchas personas. Un estrés que tiene un claro componente emocional en una época que nos lleva a la fiebre del perfeccionismo, con el deseo de que todo sea perfecto. La presión por vivir un cuento de Navidad cada año, con inicio, desarrollo y despedida, produce un efecto contrario al deseado. Tener expectativas tan altas conduce, de un modo casi inevitable, a la frustración. ¿Cuáles son las causas de estrés en Navidad?

Estrés financiero

Desde el punto de vista económico, el consumismo de esta época del año, los gastos extra y los preprativos de las fiestas, pueden generar un malestar asociado al plano económico que pasa factura en el mes de enero. ¿Cómo superar este tipo de estrés? Intentando ir más allá del marketing propio de los negocios para vivir las fiestas dando protagonismo a bienes emocionales. Viviendo estas fiestas desde la libertad de diseñar tus tradiciones navideñas con el corazón. Las navidades más felices no son las más caras.

Compromisos sociales

Muchas personas se sienten un tanto incómodas ante el exceso de compromisos sociales de las fiestas de Navidad. Comenzando, por ejemplo, con la cena de empresa. Sin embargo, muchas personas viven la contradicción de decir sí cuando en realidad, hubiesen querido decir no. Sin embargo, sienten que deben quedar bien con ciertos compromisos. ¿Cómo reducir este tipo de estrés? Sintiéndote libre para vivir la Navidad con las personas que de verdad deseas. Y también, intentando observar en positivo esos planes que te resultan un compromiso.

5 causas de estrés en Navidad

La hipocresía social

Algunas personas viven como una hipocresía social esa fiebre de buenos deseos hacia el prójimo que se intensifica durante estas fiestas y que pronto cambia en el mes de enero. En realidad, intenta nutrirte de las actitudes habituales en Navidad para mantenerlas durante el resto del año. Es decir, intenta interiorizar lo mejor del espíritu navideño.

El efecto de la nostalgia

La añoranza del pasado lleva a quien sufre este sentimiento a no vivir el presente por el efecto de la comparación. La añoranza produce estrés porque posiciona a quien lo sufre en la carencia de fijarse en aquello que ya no tiene y que le falta. En otros casos, el estrés se produce por la vivencia de ciertos reencuentros incómodos con familiares con los que no se tiene una relación idílica. O también, hay personas que desearían irse de viaje durante la Navidad pero no lo hacen porque consideran que deben cierta lealtad a su familia. Es decir, la Navidad condiciona a muchas personas en sus costumbres durante esas fechas.

5 causas de estrés en Navidad

Estrés postvacacional

La Navidad también puede producir estrés en su consecuencia: la incorporación al trabajo. Algunas personas viven sus vacaciones como una especie de vía de escape, y la frustración de retomar los compromisos profesionales, duele mucho. Supone la toma de conciencia de una realidad que permanece allí. Esto puede ocurrir en caso de síndrome del trabajador quemado y desmotivación profesional. En ese caso, toma las vacaciones como un descanso necesario para elaborar un plan de acción de felicidad.

Por tanto, el estrés tiene distintas formas y manifestaciones, también durante la Navidad.